Registrarme
Iniciar Sesion


CAPÍTULO II. BASES TEÒRICAS


1.  BASES TEÓRICAS.

En bases teóricas se exponen las conceptualizaciones, planteamientos y enfoques concernientes a la ansiedad y la psicología del deporte.


1.1.    ANSIEDAD.

Como se refleja en Belloch, Sandín y Chorot (1995), junto a la depresión; la ansiedad es uno de los componentes más relevantes de las alteraciones psicofísicas de la clasificación nosológica actual. Presenta indicadores específicos que la diferencian claramente del miedo y de cualquier otra alteración psicopatológica. Sin embargo su sola presencia no indica necesariamente psicopatología alguna. Puede darse como reacción a eventos cotidianos, teniendo un efecto temporal y limitado sobre el funcionamiento biopsicosocial.



1.1.1.     DEFINICIÓN.

Todos los pioneros de las principales escuelas de pensamiento en psicología nos ofrecieron su conceptualización de la ansiedad.

Para Sigmund Freud (1917) la ansiedad era un síntoma; señal de peligro procedente de los impulsos reprimidos, era considerada como una reacción del Yo a las demandas inconscientes del Ello que podían emerger sin control. Vista así, la ansiedad es una consecuencia de los conflictos intra psíquicos de carácter generalmente inconsciente.

Wolpe, J. y Skinner, B de la corriente Conductual y Neo-conductual, respectivamente:

Para Wolpe, J. (1981) entiende por ansiedad ''aquella pauta o pautas de respuesta autonómica que constituyen una parte característica de las respuestas de los organismos a los estímulos nocivos” p.51 ''.

Skinner, B. (1979) la define como “miedo a un evento inminente, es más que expectativa...”, “la ansiedad implica respuestas emocionales ante un estímulo aversivo condicionado”.pp. 120,121.

Beck, A. (1985), notable representante del Enfoque Cognitivo, la define como un "estado emocional subjetivamente desagradable caracterizado por sentimientos molestos tales como tensión o nerviosismo, y síntomas fisiológicos como palpitaciones cardíacas, temblor, nauseas y vértigo" p.9.

Por la aportación existencialista May, R. (1968) define “la ansiedad como la aprensión producida por la amenaza a algún valor que el individuo juzga esencial para su existencia como un yo”.

Para la definición de la ansiedad en línea con la presente investigación se puede referir al apartado 1.1.2. Clasificación de la ansiedad. En el cual aparece la definición de la Ansiedad Estado-Rasgo de Spielberger, Ch. y Guerrero, R. De 1975, que a su vez es base del Inventario de Ansiedad Estado-Rasgo IDARE utilizado como instrumento de recolección de datos en este estudio de investigación.



1.1.2. TEORÍAS SOBRE ANSIEDAD.

Todas las tendencias y enfoques que estudian el comportamiento humano han abordado, inevitablemente el fenómeno de la ansiedad.

La tendencia psicodinámica, que la equipara al concepto de angustia, diferencia entre angustia real y angustia neurótica. La primera es "una reacción a la percepción de un peligro exterior, esto es, de un daño esperado y previsto. Esta reacción aparece enlazada al reflejo de fuga y podemos considerarla como una manifestación del instinto de conservación" (Freud, S. 1917, p.2367). La segunda o angustia neurótica "en la que el peligro no desempeña papel ninguno o solo mínimo..." y "puede producirse sin causa ninguna aparente y en una forma incomprensible" (Freud, S. 1917, p.2372).

La etiología de la angustia neurótica se halla en una desviación de la líbido de su aplicación normal, lo cual engendra un estado conflictivo entre las fuerzas impulsivas del "Ello" y las represivas del "Yo". Esta amenaza hacia las defensas del Yo es lo que genera la percepción de peligro proveniente de los instintos que desemboca en síntomas ansiosos (Freud, S. 1917).

Para el Movimiento Existencialista "la ansiedad es la experiencia de la amenaza inminente de no ser" (May, R. 1967, p.73), derivada "...de que el hombre es el animal que valora, el ser que interpreta su vida y su mundo en términos de símbolos y significados, e identifica esto con su existencia como Yo" (May, R. 1968, p110). El génesis de la ansiedad reside en la amenaza a los valores, bien sea a la vida física a la psicológica o a algún otro valor como el patriotismo o el amor. También diferencian la ansiedad del miedo argumentando que "la ansiedad toca el nervio vital de la propia estima... en cambio, el miedo es una amenaza contra la periferia de la existencia... la ansiedad es ontológica; el miedo no" (May, R. 1967, p.74).

Según el Conductismo la ansiedad clasifica simplemente como conducta (Skinner, B. 1974) Conducta que "solamente puede manifestarse cuando un estímulo precede de manera característica a un estímulo aversivo con un intervalo de tiempo suficientemente grande para permitir observar cambios en la conducta" (Skinner, B. 1974, p.207).

También explican que "un estímulo que previamente no sea capaz de evocar respuestas de ansiedad puede adquirir el poder de hacerlo, si resulta que esta actuando sobre el organismo cuando la ansiedad está siendo evocada por otro estímulo. Entonces se convierte en un estímulo condicionado a la ansiedad, y la ansiedad por él evocada puede, en ocasiones posteriores condicionarse a otros estímulos" (Wolpe, J. 1981, pp. 51,52)

Los teóricos conductistas no diferencian entre miedo y ansiedad ya que ambos se manifiestan fisiológicamente de la misma forma. y se muestran de acuerdo al afirmar que la ansiedad perturba el funcionamiento y no parece servir a ningún fin práctico (Skinner, B. 1974; Wolpe, J. 1981).

El enfoque Cognitivo distingue la ansiedad del miedo afirmando que la ansiedad es un proceso emocional y el miedo es un proceso cognitivo. El miedo involucra una apreciación intelectual de un estímulo amenazante; y la ansiedad involucra una respuesta emocional a esa apreciación" (Beck, A. 1985, p.9).

Beck (1985, p.5) afirma que "El elemento crucial en los estados de ansiedad, es un proceso que puede tomar la forma de un pensamiento automático o imagen que aparece rápidamente, como un reflejo, después de un estímulo inicial (por ejemplo: respiración entrecortada), aparentemente creíble y seguida por una ola de ansiedad”.

Los individuos que experimentan ansiedad tienden a sobreestimar el grado de peligro futuro y la probabilidad de daño. “Desde luego, un pensamiento o imagen específica no es siempre identificable. En tal caso es posible sin embargo, inferir que un esquema cognitivo con un significado relevante al peligro ha sido activado" (Beck, A. 1985, p.6).



1.1.3.    CLASIFICACIÓN.

En concordancia con los objetivos de la investigación y el instrumento de medición, se utilizó la siguiente división de la ansiedad, propuesta por Spielberger, Ch. y Guerrero, R. en la construcción del Inventario de Ansiedad Rasgo-Estado, IDARE, (1975).


1.1.3.1.    ANSIEDAD RASGO-ESTADO.

En parte de la literatura sobre ansiedad (Sandín, B y Chorot, P. 1995; Spielberger, Ch. y Guerrero, R. 1975), hay acuerdo en que la misma puede presentarse como una reacción temporal o como una condición más o menos estable en forma de predisposición.

''La Ansiedad-Estado es conceptualizada como una condición o estado emocional transitorio del organismo humano, que se caracteriza por sentimientos de tensión y aprensión subjetivos conscientemente percibidos, y por un aumento de la actividad del sistema nervioso autónomo. Los estados de ansiedad pueden variar en intensidad y fluctuar a través del tiempo'' (Spielberger, Ch. y Guerrero, R. 1975, p.01).

''La Ansiedad-Rasgo se refiere a las diferencias individuales, relativamente estables, en la propensión a la ansiedad, es decir, alas diferencias entre las personas en la tendencia a responder a situaciones percibidas como amenazantes con elevaciones en la intensidad de la Ansiedad-Estado'' (Spielberger, Ch. y Guerrero, R. 1975, p.01).



1.1.4.    DIMENSIONES DE LA ANSIEDAD.

La ansiedad no es un fenómeno unitario (Sandín y Chorot, 1995, p.56). se manifiesta de manera similar a otras emociones, conjugando tres sistemas de respuesta o dimensiones.


1.1.4.1. SUBJETIVO-COGNITIVA: es el componente que tiene que ver con la propia experiencia interna, e incluye un espectro de variables relacionadas con la percepción y evaluación subjetiva de los estímulos y estados asociados con la ansiedad. A esta dimensión pertenecen las experiencias de miedo, pánico, alarma, inquietud, aprensión, obsesiones, y pensamientos intrusivos de tipo catastrófico (Sandín, B. y Chorot, P. 1995). Se le concede a esta dimensión la función de percibir y evaluar los estímulos y/o las manifestaciones ansiosas para su valoración y consecuente búsqueda de respuesta. Es decir que la apreciación subjetiva de las otras dimensiones es lo que permite que determinada persona pueda saber que hay una alteración ansiosa.

1.1.4.2. FISIOLÓGICO-SOMÁTICA: la ansiedad se acompaña invariablemente de cambios y activación fisiológica de tipo externo (sudoración, dilatación pupilar, temblor, tensión muscular, palidez facial, entre otros), interno (aceleración del ritmo cardíaco y respiratorio, descenso de la salivación, entre otros), e involuntarios o parcialmente voluntarios (palpitaciones, temblor, vómitos, desmayos, entre otros).

Estas alteraciones se perciben subjetivamente de forma desagradable y ayudan a conformar el estado subjetivo de ansiedad (Sandín, B. y Chorot, P. 1995).

1.1.4.3. MOTOR-CONDUCTUAL: Trata de los cambios observables de conducta que incluyen la expresión facial, movimientos y posturas corporales, aunque principalmente se refiere a las respuestas de evitación y escape de la situación generadora de ansiedad (Sandín, B. y Chorot, P. 1995).



1.1.5.    FUNCIÓN ADAPTATIVA DE LA ANSIEDAD.

Como lo afirman diversos autores (Beck, A. 1985; McConnell, J. 1988; Sandín, B. y Chorot, P. 1995; Papalia y Olds, 1992), la ansiedad es antes que todo una respuesta adaptativa que tiene como fin la preparación del organismo para satisfacer las demandas que le hace el medio.

Funciona como una señal de alarma ante la presencia de estímulos potencialmente nocivos para la homeostasis del individuo, el cual hace una evaluación subjetiva de la situación estímulo y actúa de acuerdo a los recursos que considere tener. Sin esta activación de alarma no sería posible asumir, de manera exitosa, los cambios de conducta necesarios para enfrentar la situación estímulo y recuperar el equilibrio. “Su función puede ser equiparada con la del miedo. La experiencia de miedo impele a la persona a hacer algo para terminar o reducir el miedo” (Beck, A. 1985, p.15).

De lo anterior se desprende la afirmación de que la ansiedad es, en inicio, una conducta adaptativa que beneficia; y que se torna desadaptativa por la intensidad y duración de los síntomas, así como por la incapacidad de responder debido a que el sujeto considera no poseer los elementos apropiados para cumplir satisfactoriamente con los requisitos de la demanda.




1.2.    PSICOLOGÍA DEL DEPORTE.

Seguidamente se expone la definición e historia de la psicología del deporte:

1.2.1.    DEFINICIÓN.

Según la Asociación Americana de Psicología A.P.A. (citado por García, S. 2000) “la Psicología del Deporte y de la actividad física es el estudio científico de los factores psicológicos que están asociados con la participación y el rendimiento en el deporte, el ejercicio y otros tipos de actividad física”.

Thomas (1980; citado por González, J. 1992) afirma que “la psicología del deporte investiga, como disciplina científica, las causas y los efectos de los procesos psíquicos que tienen lugar en el ser humano antes, durante y después de una actividad deportiva”.


1.2.2. HISTORIA.

El nacimiento de la psicología del deporte se debe a las aportaciones del ruso Peter Lesgaft, quien a principios de siglo hizo unas aportaciones fundamentales para su posterior desarrollo. Y a Peter Roudick, a quien se considera el padre de la psicología del deporte Rusa. Para 1921 el alemán Schulte publica “Cuerpo y alma en el deporte: una introducción a la psicología del ejercicio físico ” y en 1926, C. Griffith publica “Psicología del atletismo” a partir de lo cual sienta las bases del laboratorio de psicología aplicada al deporte. Es en 1965 cuando se celebra en Roma, gracias a F. Antonelli, el I Congreso Mundial de Psicología del Deporte y se crea la Sociedad Internacional de Psicología del Deporte. Para 1970 comienza a editarse, también en Roma, la publicación periódica del International Journal of Sport Psychology (Gonzàlez, J. 1992; García, S. 2000).

En los Juegos Olímpicos de 1976 los rusos ganaron más medallas de oro que cualquier otro país. Los logros atléticos de los equipos rusos y de Alemania Oriental hicieron sospechar del uso de fármacos prohibidos. Sin embargo, en Noviembre de ese año “Track and Fields News” publicó que las sesiones de entrenamiento mental eran utilizadas por los rusos (Garfield, Ch. 1987).




1.3    DEPORTE.

El deporte es una expresión de la capacidad lúdica y creativa del hombre. Su unión a las creencias religiosas, la danza y el teatro era común en las civilizaciones antiguas.

A continuación se expondrá su definición y clasificación:


1.3.1. DEFINICIÓN.

Permavieja, (1966; citado por Hernández, A. 1999) en una metódica descripción de las diferentes acepciones del término “deporte” a lo largo de la historia, encuentra la primera referencia en lengua provenzal y de ella se deriva a otras lenguas romances como el francés o el castellano.

Etimológicamente se utilizó para referirse a regocijo, diversión, recreo. La primera vez que aparece con este significado es en un poema de Guillermo de Poitiers. En español la forma verbal “deportar” aparece por primera vez en el poema del Mio-Cid (1140 d.c.) y con el significado de diversión con ejercicios físicos, es en el libro de “Los Milagros de Nuestra Señora” del escritor Gonzalo de Berceo (Siglo XVI).

Permavieja concluye que la primera acepción de la palabra deportes es la de “diversión en forma de ejercicios físicos”.

Según El Diccionario de los Deportes (Karag, A. Citado por González, J. 1992) el término hace referencia a todo ejercicio metódico de fuerza y destreza que tiende al desenvolvimiento general del individuo.

Parlebas (1986; citado por Hernández, A. 1999) lo define como el conjunto finito y enumerable de las situaciones motrices codificadas bajo la forma de competición e institucionalizada.



1.3.2 CLASIFICACIÓN DEL DEPORTE.

Hay varias formas de clasificar el deporte, sin embargo en este estudio nos limitaremos a las siguientes:

·     Según las interrelaciones que se efectúan en la práctica deportiva (Riera, 1985; citado por Espinoza, M. 1997)

a.    Deportes sin cooperación ni oposición: donde el rendimiento depende de la relación del deportista y los objetos con los que interactúa. Por ejemplo: Gimnasia, saltos y lanzamientos en atletismo, entre otros.

b.    Deportes con cooperación sin oposición: en los que el rendimiento depende de las interacciones de deportistas, objetos y compañeros, resaltando la cooperación. Por ejemplo: Nado sincronizado, patinaje por parejas, etc.

c.    Deportes sin cooperación y con oposición: la interacción existe entre deportistas, objetos y oponentes. Por ejemplo: Atletismo excepto relevos, boxeo, esgrima, judo, y otros.

d.    Deportes de cooperación y oposición: en los cuales la interacción se da entre deportistas, objetos, compañeros y oponentes. Por ejemplo: Voleibol, relevos en atletismo, baloncesto, béisbol, entre otros.

·     Según el lugar donde se practican (Ruiz, 1984; citado por De Matheus, B. 2000)

a.    Deportes náuticos: se practican en ambientes acuáticos. Por ejemplo: Canotaje, vela, natación, etc.

b.    Deportes de pista: se practican en forma de carreras de distancia. Por ejemplo: atletismo, ciclismo, entre otros.

c.    Deportes de campo: son los practicados en canchas. Por ejemplo: baloncesto, béisbol, voleibol, y otros.

·     Según los ámbitos de aplicación para el psicólogo del deporte (García, S. 2000):

a.    Deporte de ocio, salud y tiempo libre: a esta categoría pertenecen los programas de ejercicios aeróbicos, y cualquier otra actividad deportiva de tipo casual y con fines prioritariamente de recreación, de salud, y buena forma física.

b.    Deporte de base e iniciación: se refiere a la fase de inicio de la actividad físico-deportiva, especialmente en edades tempranas. Más que competitiva es una actividad lúdica y de desarrollo personal.

c.    Deporte de rendimiento: tiene como meta la consecución de resultados óptimos en la competición deportiva. Se regula por una normativa y se enmarca en una institución, organización o entidad; e implica una práctica continuada, planificada y realizada dentro de márgenes de edad, en función de la modalidad deportiva practicada ya sea amateur o profesional.



1.4. ATLETISMO.

El desarrollo histórico del atletismo y las pruebas que le conforman se exponen a continuación.


1.4.1. DESARROLLO HISTÓRICO.

El atletismo es la forma organizada más antigua de deporte y se viene celebrando desde hace miles de años. Las primeras reuniones organizadas de la historia fueron los Juegos Olímpicos, que iniciaron los griegos en el año 776 a.C. Durante muchos años, el principal evento Olímpico fue el pentatlón, que comprendía lanzamientos de disco y jabalina, carreras pedestres, salto de longitud y lucha libre. Otras pruebas, como las carreras de hombres con armaduras, formaron parte más tarde del programa. Los romanos continuaron celebrando las pruebas olímpicas después de conquistar Grecia en el 146 a.C. En el año 394 de nuestra era el emperador romano Teodosio abolió los juegos. Durante ocho siglos no se celebraron competiciones organizadas de atletismo. Restauradas en Inglaterra alrededor de la mitad del siglo XIX, las pruebas atléticas se convirtieron gradualmente en el deporte favorito de los ingleses. En 1834 un grupo de entusiastas de esta nacionalidad acordaron los mínimos exigibles para competir en determinadas pruebas. También en el siglo XIX se realizaron las primeras reuniones atléticas universitarias entre las universidades de Oxford y Cambridge (1864), el primer mitin nacional en Londres (1866) y el primer mitin amateur celebrado en Estados Unidos en pista cubierta (1868).

El atletismo posteriormente adquirió un gran seguimiento en Europa y América. En 1896 se iniciaron en Atenas los Juegos Olímpicos, una modificación restaurada de los antiguos juegos que los griegos celebraban en Olimpia. Más tarde los juegos se han celebrado en varios países a intervalos de cuatro años, excepto en tiempo de guerra. En 1913 se fundó la Federación Internacional de Atletismo Amateur (IAAF). Con sede central de Londres, la IAAF es el organismo rector de las competiciones de atletismo a escala internacional, estableciendo las reglas y dando oficialidad a los récords obtenidos por los atletas. Gutiérrez, A. (2000).


1.4.2. PRUEBAS.

·   Velocidad

·   Vallas

·   Relevos

·   Medio fondo

·   Fondo

·   Maratón

·   Marcha

·   Saltos

·   Lanzamientos

Tu página de atletismo, (2000).



1.5. VOLEIBOL.

Seguidamente se expondrán la historia del voleibol de salón y del voleibol de playa o arena.


1.5.1. VOLEIBOL DE SALÓN.

Según algunos historiadores este deporte se practicaba en el año 200 a.c. en la Roma imperial. Otros afirman que es en la edad media donde se practicaba el llamado juego de balón que posteriormente se llamaría en Alemania Faustball.

El voleibol moderno se inició en Holyoke (Massachussets, USA) en 1895. Creado por William G. Morgan director de educación física en la Asociación de Jóvenes Cristianos. Motivado por crear un juego de entretenimiento y competición que evitara la rudeza y el choque del baloncesto. El nombre inicial fue el de Mintonnette, rebautizado como voleibol porque solo se jugaba de volea o batida de dedos.

El ejercito norteamericano lo expande en Europa durante la primera guerra mundial. En 1928 se crea la Federación Estadounidense de Voleibol y en 1947 la Federación Internacional de Voleibol en París. El juego se incluye en los Juegos Olímpicos a partir de 1964 en Tokio, Japón. Barreto, E. (1999).


1.5.2. VOLEIBOL DE PLAYA O ARENA.

Comienza en 1927 en las playas de California (USA), practicado de manera recreativa en equipos de seis jugadores. En 1965 se crea la primera asociación de jugadores, en California con el fin de organizar los torneos. Y en 1983 se conforma la Asociación de Jugadores Profesionales que participa en los circuitos norteamericanos en ambas costas de Estados Unidos.

A mediados de la década de los 80 recibe reconocimiento mundial y en 1987 se organiza el primer campeonato mundial en Rio de Janeiro, Brasil. Es en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996 que el voleibol de playa se incluye como deporte olímpico. Barreto, E. (1999).



1.6. ATLETA DE ALTO RENDIMIENTO.

'' Atleta dotado de condiciones físicas especiales, adecuadas a las exigencias de la disciplina; inmerso en un aprendizaje progresivo de la técnica deportiva, con una energía competitiva para la confrontación y una sustanciosa motivación'' (Leal, J. 1997).

El Atleta de Alto Rendimiento se caracteriza también por enfrentar, generalmente, retos deportivos de gran importancia tanto para las organizaciones, estados, y naciones, como para su capacidad, récord deportivo y valoración personal.




2.  ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACIÓN.

Las investigaciones referentes a la ansiedad en atletas son escasas en Venezuela, sin embargo Ibarra, A. (1999) realizó un estudio no experimental descriptivo, de campo con el fin de determinar el nivel de "ansiedad pre-competitiva en Atletas Fisicoculturistas". Utilizó una escala de ansiedad pre-competitiva diseñada para el estudio y consiguió niveles medios de ansiedad pre-competitiva.

De Matheus, B. (2000) efectuó una investigación dirigida a determinar el nivel de "ansiedad pre-competitiva en Atletas de diez disciplinas de la selección del estado Zulia". La investigación fue de tipo descriptiva de campo y utilizó un inventario de ansiedad competitiva modificado para el estudio. Los resultados indicaron un nivel de ansiedad severa tanto para la variable como para las dimensiones estudiadas excepto para la dimensión conductual cuyo promedio se ubicó en moderado. Al comparar por disciplina se concluyó que existen diferencias significativas en los niveles de ansiedad pre-competitiva (µ 0.0169). Al comparar por clasificación de disciplina se determinó que no existen diferencias significativas en los niveles de ansiedad pre-competitiva (µ 0.3907), al determinar el nivel de ansiedad pre-competitiva por sexo se evidenció que no existen diferencias significativas (µ 0.9904). Correlacionando la variable con la edad, se detecto una relación débil e inversa entre variables, es decir que a mayor edad es probable encontrar menores niveles de ansiedad pre-competitiva.

Citando otras investigaciones: Heil, Zemper y Carter (1993; citado por Mendelsohn, D. 1999) con una población de 1600 deportistas (4% de alto rendimiento) hallaron que el 48,3% de las lesiones deportivas corresponden a factores intrínsecos del atleta, 27,9% tienen una causa más o menos directa con problemas externos al deportista, 12,7% se relacionan con comportamientos inadecuados (agresivo, poco ético) de otros deportistas, y 11,1% corresponde a otros factores.

Guzmán, J. y Colaboradores (1995) publican en la Revista de Psicología del Deporte su estudio sobre “ansiedad pre-competitiva y conductas de autocontrol en jugadores de fútbol” basándose en la concepción de la ansiedad estado-rasgo, consiguieron que no hubo correlación estadísticamente significativa entre las puntuaciones en el instrumento de medición (CSAI-2) y la aparición de conductas antideportivas o descontrol.

Guiraldo, P. Salvador, A. y colaboradores (1995), en la citada publicación, investigaron con respecto a la “ansiedad y respuestas electrofisiológicas a una tarea de estrés mental tras un ejercicio aeróbico máximo”, concluyendo que “los niveles basales de actividad electrodérmica fueron más elevados en los sujetos con ansiedad-estado alta durante el período anterior a la realización de la tarea y en la fase de recuperación. Sin embargo, la frecuencia cardiaca no fue diferente en función de la ansiedad, aunque si estaba relacionada positivamente con la ejecución en la tarea”.

García, P. (1998; citado por Rodríguez, A. 1998) realizaron una investigación con 149 futbolistas aficionados de entre 15 y 27 años, usando como instrumento de medición el 16-PF para evaluar el rasgo de ansiedad. Concluyendo que algunas lesiones deportivas no se explican del todo según factores como los medios técnicos, las normas de entrenamiento, las situaciones ambientales o la condición física del deportista y si se podrían deber al estrés que se sufre en la práctica competitiva del deporte de élite.

En el caso de Atletas Hughes (1994, p.13) afirma que “algunos programas de ejercicio no reducen la ansiedad...”, “la reacción de ansiedad es algo individual y suponer que el ejercicio o el deporte puedan alterar este patrón es algo irreal”. Sin embargo la Sociedad Internacional de Psicología del Deporte (1992) menciona la reducción de la ansiedad-estado como uno de los beneficios individuales del ejercicio.

Larrumbe, E. (1999) en su estudio sobre las "variables psicológicas implicadas en la rehabilitación de lesiones deportivas" utilizando una muestra de 28 atletas de competición relacionó la influencia de la respuesta emocional y las características psicológicas de los atletas sobre la incidencia de lesiones. La hipótesis de que los atletas lesionados se diferencian de los no lesionados en su respuesta emocional y otras características psicológicas no pudo ser estadísticamente comprobada, por ejemplo; la ansiedad media para los lesionados y los no lesionados difería en 0.50 y la ansiedad fóbica en 0.71.

Igualmente Gutiérrez, M. Estévez, A. Y Colaboradores (1997) realizaron dos estudios sobre la “ansiedad y rendimiento atlético en condiciones de estrés”, hallando que “la ansiedad tuvo un efecto negativo en tres pruebas: lanzamiento de balón, habilidad con móviles (ansiedad cognitiva) y equilibrio dinámico (ansiedad somática)” y sugieren que “...el entrenamiento cumple una función amortiguadora porque permite reinterpretar los síntomas de ansiedad positivamente y utilizarlos de modo compensatorio”.




3.      MAPA DE VARIABLES

VARIABLE

CLASIFICACIÓN

DIMENSIÓN

INDICADORES

REACTIVOS

ANSIEDAD Rasgo SUBJETIVO COGNITIVA Percepción subjetiva de alteraciones 01 a 20
Estado 21 a 40




Capitulo III. Marco metodológico







Recomienda este artículo a un amigo:
Tu nombre: Tu e-mail:
Su nombre: Su e-mail:
Comentario:
 

Añadir web     Página principal     Nuevos enlaces     Indice general artículos     Publicidad en Psicocentro

©Psicocentro.com 2011. Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción total o parcial de este Web sin consentimiento escrito del editor
Psicocentro.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por su colaboradores ni garantiza la veracidad de las mismas.