Registrarme
Iniciar Sesion


COMPRENDER EL "DUELO" ®

por Gemma Isabel García Crespo. Sofróloga


El dolor por la pérdida de un ser querido es una de las experiencias más duras que los seres humanos tenemos que vivir. Es el precio del amor.

No se puede crecer sin sufrir. El dolor tiene diversos rostros: puede estar provocado por la irresponsabilidad humana y por circunstancias fortuitas e imprevisibles, pero está inscrito en la ley misma de la naturaleza. Las víctimas y familiares de Accidentes de Tráfico, de Atentados Terroristas, de Malos Tratos, de Adicciones, de Enfermedades físicas o psíquicas, de Desempleo, Mobbing, Separaciones, etc… La dinámica del desprendimiento es una constante de la vida humana. La persona crece en la medida en que acepta creativamente el principio de la separación y de la pérdida como condición necesaria para vivir.Nadie puede saber cómo reaccionará ante una pérdida hasta que no se encuentra frente a ella.

Las condiciones de vida dificiles y sus pruebas no son un castigo de Dios. Sufrir una pérdida es como forjar un hierro candente, es la ocasión que nos es dada para crecer y la única razón de nuestra existencia. Se crece cuando se acepta el sufrimiento intentando comprenderlo. Surge una transformación. Si se escucha la voz interior y el propio saber interno, que con relación a uno mismo es el más importante, entonces, uno no se engañará y sabrá lo que debe hacer con su vida. Es necesario tomar consciencia y no tener miedo. Abriéndonos a la espiritualidad y la comprensión. El sufrimiento entra en contacto con nuestro yo, con nuestro ser profundo. Quitarnos el miedo, la negatividad. Tomar la vida como un reto, como un lugar de exámen para poner a prueba nuestras capacidades internas y nuestra fuerza. La casualidad no existe. Dios no es alguien que castiga y condena;somos nosotros mismos los que tenemos ocasión de juzgarnos.El Dios en quien yo creo no nos manda el problema, sino la fuerza para sobrellevarlo.  No se debe luchar contra el dolor, ya que tiene su función. Al no tener resistencia, se realiza la transformación necesaria. Esta es la verdad que se descubre al final del camino de las lágrimas: "Que los duelos son imprescindibles para nuestro crecimiento personal, que las pérdidas son necesarias para nuestra maduración y que ésta a su vez nos ayuda a recorrer el camino, madurar es aprender a soltar".

"En el proceso de duelo, uno siente dolor de cuerpo, y dolor del alma; Nos duele el pasado, el presente y el futuro, que en estos momentos vemos incierto".

Existe una amplia variedad de pérdidas: salud, vínculos afectivos, fases de desarrollo, bienes materiales, identidad personal, nacimiento, sueños y deseos, cultura, bienes humanos y espirituales y muerte de una persona (luto).

Nos centraremos en la pérdida de la salud y de un ser querido, en los que están involucradas las víctimas de accidentes de tráfico y familiares, víctimas de atentados terroristas (11-M).

La pérdida de un hijo es considerada en todas las culturas un hecho antinatural, una inversión del ciclo biológico normal, y por eso racional y emocionalmente inadmisible. Las diferencias entre los estilos de los hombres y de las mujeres hacen a algunos momentos intrínsecamente difíciles, ya que lo viven de distinta manera. Se necesita Comprensión por ambas partes.

La pérdida física de una extremidad,o la inmovilización de funciones, representa la pérdida de una parte de uno mismo, y representa, por tanto, reacciones de duelo. Según el impacto emotivo, desde el punto de vista de su identidad, sexualidad, dignidad personal , relaciones familiares, etc., tiene un significado que trasciende los factores funcionales o estéticos. Cualquier límite físico son percibidos como una amenaza al propio bienestar o desencadenan un abanico de reacciones según la gravedad o intensidad del mal.

La última pérdida: la muerte.- De todas las separaciones, la muerte es la más temida tanto si nos concierne a nosotros mismos como a una persona querida. El don del nacimiento comporta la inevitabilidad de la muerte como parte integrante de la vida.

Pero siempre, esperamos una cronología!!.

Cuando se muere en edad avanzada hay un sentido de mayor aceptación, porque la persona ha completado su ciclo cronológico, por tanto es más dolorosa la muerte de una persona j

"''>..........

Para tener acceso al contenido completo de todos los artículos es necesario estar registrado como usuario. Puede hacerlo AQUÍ, solo le tomará unos segundos.


Si ya está registrado, puede iniciar sesión AQUÍ.

Gemma Isabel García Crespo.
Sofróloga (Master en Sofrología Caycediana)
Especialista en Atención Integral a Victimas
Psicóloga Social y de las Organizaciones
Psicoterapeuta,Psicografóloga
Psico-oncóloga (en formación)
Directora científica de Medisofia, Centro de Sofrología y Salud.
Tlf. 609273777
gemma.garcia@medisofia.com





Libros

LA PERDIDA DE UN SER QUERIDO: UN VIAJE DENTRO DE LA VIDA
Pangrazzi, Arnaldo
Consultar / Comprar en Casa del libro (España)
EL CAMINO DE LAS LAGRIMAS
de Bucay Jorge
Consultar / Comprar en Casa del libro (España)
Consultar / Comprar en Librería Paidós (Argentina)
LA MUERTE: UN AMANECER
de Kubler-Ross, Elisabeth
Consultar / Comprar en Librería Paidós (Argentina)

Buscar en Libreria Paidos libros sobre este tema Buscar en Amazon.com libros sobre este tema
Ir al indice general de artículos de Psicocentro


Recomienda este artículo a un amigo:
Tu nombre: Tu e-mail:
Su nombre: Su e-mail:
Comentario:
 

Añadir web     Página principal     Nuevos enlaces     Indice general artículos     Publicidad en Psicocentro

©Psicocentro.com 2011. Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción total o parcial de este Web sin consentimiento escrito del editor
Psicocentro.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por su colaboradores ni garantiza la veracidad de las mismas.