Registrarme
Iniciar Sesion


INFLUENCIA DE LA FAMILIA SOBRE EL DESARROLLO DE LOS ESCOLARES

por Lic. Cibeles Lorenzo Viego. Psicóloga.



RESUMEN:

En el presente trabajo, tratamos de exponer algunas consideraciones, extraídas de la revisión bibliográfica y nuestra práctica profesional  acerca de la influencia decisiva que tiene la familia  sobre el desarrollo psicológico de los niños en edad  escolar, lo que se aprecia en diferentes dimensiones evolutivas (agresividad, logro escolar, motivación de logro, socialización de los valores sexuales, etc.). En general, son los estilos educativos y democráticos, por su juiciosa combinación de control, afecto, comunicación y exigencias de madurez, los que propician un mejor desarrollo en el niño.



PALABRAS CLAVES:

Familia.

Escolar.

Prácticas educativas.

Contextos socializadores.



INTRODUCCIÓN:

A pesar de que la escolarización obligatoria supone una ampliación  considerable de los contextos de socialización externos al hogar, cobrando una importancia creciente, la familia continúa ejerciendo una influencia notable sobre el niño.

Tanto la escuela como la familia son portadoras de la función que les es asignada y esta es el determinante principal de cuáles características psicológicas se acentúan y cuales se transforman.

Se parte en todo momento de considerar, por eso, a la familia como una institución social desde su carácter como sostén biológico, afectivo, económico del sujeto y a la vez por su dinámica interna, como un grupo a través del cual el sujeto adquiere las cualidades primarias de subjetividad que lo distinguen como ser social, portador en sí mismo de las características principales que lo distinguen como perteneciente a un determinado régimen social.



DESARROLLO:

En la edad escolar, los patrones generales de influencia de las prácticas educativas de los padres sobre la autoestima, dependencia, motivación de logro del niño, etc., continúan siendo válidos (con referencia a la edad preescolar).

Encontramos continuidad, por ejemplo, en el hecho de que los niños educados en ambientes democráticos  siguen manteniendo las características positivas detectadas en los años preescolares; si además los padres han mantenido exigencias de conducta madura y una consistente exigencia de cumplimiento de reglas, la capacidad de los niños para tomar iniciativas, asumir el control de situaciones y esforzarse en las actividades cotidianas, es aún mayor.

Si en la familia, durante la etapa preescolar el niño ha resuelto la problemática de conquistar un lugar propio, no interfiriendo las relaciones entre sus padres u otros miembros adultos de su grupo familiar , lo que le conduce a no tener una relación de competencia (en la que compite con uno de ellos en tanto gana el favor del otro) ; es decir,  supera con ayuda de los padres, una relación lineal con estos; por una relación triangular, llega a la escuela con todos los poros abiertos para aprender todo lo nuevo que le espera. La competencia legítima es con sus iguales para ganar un lugar entre ellos y situarse de un modo auténtico en el grupo escolar; así puede lograr mejores habilidades sociales que lo sitúan en el lugar de los niños que tienen éxito en la escuela.

Generalmente los padres que puedan lograr esta triangulación son los que facilitan el tránsito hacia el nuevo espacio escolar.

En otros terrenos, como es el de la influencia en el comportamiento agresivo, sí se da un cambio evolutivo. El control estricto sin explicación de las normas se asociaba durante los años preescolares con niño dóciles, no agresivos; este patrón continúa siendo así solo si se ve acompañado de niveles razonables de afecto, ya que, si esto no sucede, es decir, si junto a un comportamiento autoritario se da falta de afecto, comienzan a aparecer comportamientos antisociales; en concreto, el castigo, especialmente el castigo físico, encuentra una conexión particularmente acusada con la agresividad del niño, en cuanto que estos pueden ver en sus padres agresivos un modelo de comportamiento por imitar, siendo a veces frecuente que se manifiesten como dóciles en el contexto de la familia, pero agresivos en otros ambientes (en la escuela, con los iguales).

También resultan especialmente relevantes sobre el de

"''>..........

Para tener acceso al contenido completo de todos los artículos es necesario estar registrado como usuario. Puede hacerlo AQUÍ, solo le tomará unos segundos.


Si ya está registrado, puede iniciar sesión AQUÍ.

Lic. Cibeles Lorenzo Viego
Psicóloga
Centro Universitario José Martí Pérez. Sancti-Spíritus. Cuba.
ciebeles@suss.co.cu





Libros

APRENDIZAJE SOCIAL Y DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD
de Bandura, Albert
Consultar / Comprar en Casa del libro (España)
Consultar / Comprar en Librería Paidós (Argentina)
DESARROLLO PSICOLOGICO Y EDUCACION (vol.2)
de Coll, Cesar y Palacios, J y Marchesi, A.
Consultar / Comprar en Casa del libro (España)
Consultar / Comprar en Librería Paidós (Argentina)

Buscar en Libreria Paidos libros sobre este tema Buscar en Amazon.com libros sobre este tema
Ir al indice general de artículos de Psicocentro


Recomienda este artículo a un amigo:
Tu nombre: Tu e-mail:
Su nombre: Su e-mail:
Comentario:
 

Añadir web     Página principal     Nuevos enlaces     Indice general artículos     Publicidad en Psicocentro

©Psicocentro.com 2011. Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción total o parcial de este Web sin consentimiento escrito del editor
Psicocentro.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por su colaboradores ni garantiza la veracidad de las mismas.