Registrarme
Iniciar Sesion


Reflexiones acerca del trabajo comunitario

por Ariadna Veloso Rodríguez. Estudiante 3º de Psicologìa
Denis Sánchez Ojeda. Estudiante 3º de Psicología
Tutor: Dr. Eduardo Veloso Pèrez
Universidad Central Marta Abreu de las Villas



El origen de las comunidades es tan antiguo como el hombre mismo, e incluso más , si tenemos en cuenta las comunidades de animales, algunas tan organizadas y que funcionan a la perfección, como la de las abejas, y otras más cercanas a nuestros antepasados, como las manadas de monos.

El hombre surge precisamente, gracias a esa vida en común, que facilita el desarrollo de la actividad conjunta para la satisfacción de las necesidades, en la cual se crean las condiciones para que aparezcan las primeras formas de trabajo y de comunicación humana, que como señalara Engels fueron las que le dieron origen al hombre.

Puede decirse entonces que el vinculo comunidad-desarrollo humano tiene un carácter genético. Sin embargo, las relaciones hombre -comunidad no se han mantenido estables a lo largo de la historia de la humanidad, ni donde el punto de vista popular ;del hombre mismo, ni lo político, ni lo científico, aunque estos elementos se encuentran estrechamente vinculados.

La relación hombre - comunidad ha tenido sus etapas. Sin pretender una periodización rigurosa, en nuestra opinión viene desde la comunidad primitiva, donde todo ocurría , se trabajaba y se resolvía a nivel de comunidad; luego pasó por una fase de desinterés por las comunidades que se produjo fundamentalmente con el desarrollo del estado y de las naciones; esto tendió a disolver las comunidades en todo, contribuyendo a la eliminación de costumbres, religiones, mitos, tradiciones, lenguas y dialectos, con la imposición de un idioma oficial, una educación estatal, etc., lo cual tuvo su fase aguda en la conquista de América, donde fueron destruidas las inmensas mayorías de las comunidades de nuestro país y de América; ello implicó una serie de pérdidas irreparables.

En la actualidad, la relación hombre - comunidad se encuentra nuevamente en una fase reconstructiva, de interacción y acercamiento positivo, que se manifiesta hasta ahora en tres niveles:

1.- El nivel sociocultural.

Aparentemente, la tendencia universal que se viene manifestando en los últimos años, de rechazo a lo artificial, sofisticado y preelaborado, y de recuento con lo natural, las antiguas cultural, ritos y tradiciones; con lo sencillo y lo simple, se manifiesta también en la orientación hacia la comunidad, la pequeña población, el bario, el hogar, la familia. El hombre busca la existencia tranquila y las relaciones sanas, que generalmente se encuentran en este nivel.

2.- El nivel político.

También muchos estados han dado pasos hacia una reorientación hacia las comunidades : en algunos casos de manera espontánea; en otros , como consecuencias del reclamo de grupos populares.

3.- El nivel científico

Los científicos también se han volcado hacia la comunidad. Este, que era un tema casi olvidado o ignorado por la ciencia, ha comenzado a ser tratado por varias disciplinas en los últimos años ; principalmente la Psicología, la sociología y la medicina. Así se habla ya de Psicología comunitaria, como una especialidad que se ha ido desgajando de la Psicología social, de la sociología de las comunidades y de la medicina comunitaria o salud comunitaria.


Estos tres niveles están estrechamente relacionados ; generalmente lo que motiva y atrae insistentemente al hombre común , termina por llamar la atención del político , y ocupa también al científico ; estos tres niveles se entremezclan de manera tal que es difícil precisar la posición y los límites de cada uno de ellos.

En la actualidad la Psicología comunitaria comparte también esta complejidad , puesto que formamos parte de ámbitos y dimensiones socioculturales. Esto impone al quehacer comunitario, una perspectiva tal, que junto al asumir una actitud ética, incorporemos como parte sustancial de ella, el reconocimiento a la experiencia histórica y sociocultural que la configura, tanto en su singularidad, como en las redes sociales, intra y extra comunitarias, al ser ambas dimensiones, que a su vez, la conectan con otras realidades. Nos parece entonces, que situar el trabajo comunitario, desde la perspectiva del reconocimiento y valoración a un vasto caudal de bi

"''>..........

Para tener acceso al contenido completo de todos los artículos es necesario estar registrado como usuario. Puede hacerlo AQUÍ, solo le tomará unos segundos.


Si ya está registrado, puede iniciar sesión AQUÍ.

Ariadna Veloso Rodriguez
Estudiante de Psicología
veloso@suss.co.cu





Libros


Buscar en Libreria Paidos libros sobre este tema Buscar en Amazon.com libros sobre este tema
Ir al indice general de artículos de Psicocentro


Recomienda este artículo a un amigo:
Tu nombre: Tu e-mail:
Su nombre: Su e-mail:
Comentario:
 

Añadir web     Página principal     Nuevos enlaces     Indice general artículos     Publicidad en Psicocentro

©Psicocentro.com 2011. Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción total o parcial de este Web sin consentimiento escrito del editor
Psicocentro.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por su colaboradores ni garantiza la veracidad de las mismas.